Dominación Femenina y Elise Sutton

Esta web es, fundamentalmente, una recopilación de artículos de Dominación Femenina de Elise Sutton, y otras Mujeres Dominantes, traducidos al español. Todos los artículos se encontraban en páginas gratis. Correo electrónico: domfemes@yahoo.es

05 mayo 2006

¿Por qué debería el hombre ser sumiso? (Elise Sutton)

Querida Elise Sutton:

Tengo 41 años y sensaciones contradictorias por el hecho de ser sumiso. Mi pregunta es: ¿Por qué debería el hombre ser sumiso?

En sus escritos hace referencia muchas veces a la Supremacía Femenina, pero también a la infidelidad consentida y a la prohibición del orgasmo; que no creo que sean prácticas éticas en una relación sólida. Si una Mujer o un hombre no quieren tener sexo es su elección pero la mía, y creo que la única razón por la que soy sumiso, es tanto el amor como el sexo.

Si una Mujer no me permitiera tener sexo con ella y además me pusiera los cuernos, no vería razón alguna en una relación así. Sin sexo desde luego que no me sentiría amado. La única razón que encuentro en los relatos sobre la prohibición del orgasmo es que la Mujer no quiere tener sexo y lo racionaliza y lo convierte en un principio según el cual es el estado adecuado en una relación de Supremacía Femenina.

Creo que la mayoría de las Mujeres quieren a un hombre para su seguridad financiera o para divertirse ellas. Tanto los hombres como las Mujeres se enamoran y dejan de estarlo en el transcurso de una relación. Probablemente siempre tendré sentimientos sumisos pero creo que no es realista buscar algo que es inalcanzable o inexistente.

Los relatos que incluye sobre la infidelidad consentida, de hecho, contradicen el principio según el cual las Mujeres son superiores porque las presenta rompiendo sus promesas matrimoniales. Son Mujeres que desean disfrutar del sexo pero no quieren hacerlo con sus maridos, a los que no encuentran atractivos. Esa es su elección, pero no deberían decir que hay algo positivo en prohibirselo al hombre.

¿Qué razón hay para que continue buscando una relación de Supremacía Femenina? Para mí sólo ha sido hasta ahora una vida de soledad y sufriendo por ello.


Respuesta de Elise Sutton:

Preguntarte por qué deberías ser sumiso es como preguntarte por qué deberías ser hombre o por qué deberías ser un ser humano. No es algo que puedas controlar. Es lo que eres y cuanto antes lo aceptes más feliz serás y menos contradicciones tendrás.

Lo que sí puedo ver, por tus palabras, es que hay mucho sobre el amor y sobre las Mujeres que no entiendes.

Lo primero de todo, el amor es más que una emoción. Es un compromiso. La gente que se enamora y deja de estarlo lo basan todo en los sentimientos. El amor es un pacto, un convenio, y el matrimonio es la firma y el inicio de ese pacto.

Has dicho que sin sexo no te sentirías amado. El sexo no es amor. Si no puedes amar o adorar a una Mujer sin sexo, entonces no entiendes a las Mujeres ni la esencia de tu propia naturaleza sumisa.

Al mismo tiempo, el sexo no son orgasmos. Esa es la belleza de la Dominación y sumisión, es sexualidad sin la necesidad del intercambio de fluidos corporales. La Dominación y sumisión es el sexo de las mentes. Llevando tu lógica hasta el último extremo, se podría decir que el amor se basa en el intercambio de fluidos corporales. No, no y no. El amor es, ante todo, un estado del corazón y, después, de la voluntad humana. El amor no es una función biológica.

Las Mujeres no se casan principalmente por seguridad financiera o para divertirse ellas. Si las Mujeres se casaran por una cuestión de seguridad financiera, tendrían que borrar a la mayoría de hombres de sus agendas pues la mayoría no tienen tal seguridad financiera. Las Mujeres se casan por amor, no para divertirse. Hay más Mujeres que se casan por amor que hombres que lo hacen. Hay hombres que se casan por sexo y eso sí que es vergonzoso.

Dios dió a las Mujeres un equilibrio moral más fuerte y es ese carácter superior que hay en las Mujeres lo que hace posible el matrimonio. Los hombres actuan demasiadas veces guiados por impulsos naturales y animales y esa es la razón por la que necesitan que las Mujeres los guien y los gobiernen. De hecho, tu pregunta viene a reforzar la Superioridad de las Mujeres.

Por lo que respecta a la infidelidad consentida, es una práctica minoritaria entre las parejas del estilo de vida de la Dominación Femenina. La infidelidad consentida es un deseo más común entre los maridos sumisos que entre las Mujeres Dominantes. Normalmente es el hombre quien saca a colación esta práctica; por tanto, no tiene nada que ver con que las Mujeres no encuentren atractivos a sus maridos.

Lo repito una vez más: la Dominación y sumisión es el sexo de las mentes y la infidelidad consentida puede ser un acto físico entre la Mujer y otro hombre, pero el sentido de la infidelidad consentida es que de hecho el sexo está teniendo lugar entre la Mujer y el marido sumiso en sus mentes. Cuando una Mujer tiene una relación física con otro hombre con el propósito de humillar a su marido y utilizar esta humillación para conducirlo a un mayor grado de sumisión hacia ella... ¿Con quién está teniendo el sexo? ¿No se está produciendo una práctica sexual de Dominación y sumisión entre la Mujer y su marido? ¿Cómo se puede decir que se están rompiendo unas promesas matrimoniales?

Estoy cien por cien en contra de las Mujeres que engañan a sus maridos y que usan la infidelidad consentida como excusa que les permita llevar una vida promiscua.

Mis escritos cubren un amplio rango de temas y todos tienen cabida en el más amplio de la Dominación Femenina. Es cierto que se trata el tema de la infidelidad consentida y de la prohibición del orgasmo masculino, sin embargo no son los únicos temas sobre los que la gente me escribe.

Tambien lo hacen sobre disciplina, Dominación y sumisión, psicología de la Dominación y sumisión, la zona de sumisión, servitud doméstica, servitud personal, esclavitud masculina, sadismo y masoquismo, espiritualidad y religión, Supremacía Femenina, política, feminismo... He tratado en mis escritos la Dominación Femenina desde lo duro y extremo hasta lo suave y sensual. Sólo un hombre con una visión estrecha vería en mis escritos dos temas y haría un juicio sobre el conjunto del estilo de vida de la Dominación Femenina basándose en esos dos temas.

La Dominación Femenina es un gran paraguas bajo el que tienen cabida diferentes tipos de relaciones. Trato los temas sobre los que la gente me escribe. La infidelidad consentida puede ser un tema muy común ahora, pero no es la esencia de este estilo de vida. La mayoría de las parejas que viven la Dominación Femenina no, y lo repito, no practican la infidelidad consentida en su matrimonio o relación de pareja. Muchas parejas de Dominación Femenina son monógamas.

Sin embargo, algunas parejas de Dominación Femenina sí practican la infidelidad consentida y de ahí que se deba tratar este tema, tan popular como controvertido, de una forma inteligente. Es algo en lo que la gente está interesada, incluso parejas que no participan activamente en este estilo de vida.

Mis escritos se centran en los aspectos psicológicos de la Dominación Femenina y la infidelidad consentida es una práctica de importancia a la hora de entender con más profundidad la psicología de la Mujer Dominante y el hombre sumiso.

La infidelidad consentida es también un tema importante por la relación que tiene para estudiar la sociología. Si cada vez un número mayor de hombres casados o con relación de pareja desean que sus Mujeres les pongan los cuernos y ellas disfruten libremente, es un hecho que refleja un sustancial punto de inflexión en el matrimonio y las relaciones de pareja. Es una señal, para la sociedad en su conjunto, sobre la liberación y el poder de la Mujer.

Por tanto, continuaremos tratando desde todos los puntos de vista la dinámica de intercambio de poder de la infidelidad consentida y la negación del orgasmo masculino. Sin embargo, no será en lo único en lo que nos concentremos. Hay más Mujeres Dominantes que prefieren una relación de Dominación y sumisión íntima y monógama que las que están interesadas en la infidelidad consentida.

Hay un hecho adicional, la mayoría de las Mujeres que se están iniciando en este estilo de vida no estarán en disposición de ni siquiera considerar algunas prácticas más avanzadas durante años. La maoría de las Mujeres se inician en este estilo de vida porque quieren mejorar su matrimonio o relación de pareja y sus vidas sexuales. Conforme vayan avanzando en la Dominación, sólo entonces aflorarán otras prácticas; ésta es la razón por la que continuamente digo que tanto la Mujer como el marido deben mantener abiertas las vías de comunicación para que este estilo de vida suponga la realización de ambos.

Por tanto, si eres un hombre soltero en busca de una Mujer Dominante, hay que concentrarse en lo básico: los elementos de amistad y servicio en la relación.

Tus pensamientos van muy por delante de tus actos. No estás ni siquiera casado y ya estás preocupado por la infidelidad consentida. La infidelidad consentida, correctamente enfocada, es una práctica mutuamente consensuada en el matrimonio o la relación de pareja de la Dominación Femenina. Si el marido no está preparado para algo así, la Mujer no debería nunca practicarla. Cualquier Mujer que haya leido mis escritos sabe que lo he escrito una y otra vez. Por tanto, relájate y ponte a servir a las Mujeres.

Nunca serás capaz de interrumpir tu búsqueda. Quizá pienses que puedes dejar atrás tu naturaleza sumisa pero más pronto que tarde tus deseos resurgen, incluso con más fuerza que antes, y vuelves a desear servir a una Mujer Dominante.

Hay una cura infalible contra el hecho de estar solo, se llama hacer amistades. Se amigable y tendrás amigos. Empieza por dar y acabarás recibiendo. Construye una amistad con una Mujer y ya estás a medio camino de tener una relación que tenga sentido con una Mujer. Sírvela y empezarás a sentirte realizado como sumiso.

Concéntrate en el aquí y ahora y no te preocupes del mañana. Tu actitud es la clave. Si eres negativo, tendrás resultados negativos. Nuestra actitud es el bibliotecario que guarda nuestro pasado, el espejo de nuestro presente y el profeta de nuestro futuro. Buena suerte y cuídate.