Dominación Femenina y Elise Sutton

Esta web es, fundamentalmente, una recopilación de artículos de Dominación Femenina de Elise Sutton, y otras Mujeres Dominantes, traducidos al español. Todos los artículos se encontraban en páginas gratis. Correo electrónico: domfemes@yahoo.es

05 mayo 2006

Los hombres son débiles por naturaleza (Elise Sutton)

Querida Elise Sutton:

Estoy disfrutando de este estilo de vida puesto que realmente ha transformado nuestro matrimonio a mejor. Me gusta salirme siempre con la mía y que mi marido lo haga todo a mi manera. Mi única preocupación es si todo esto lo volverá débil.

Por un lado, me gusta su motivación a servirme y obedecerme. Pero, por otro lado, temo estar haciendo alguien sin carácter y maleable como la gelatina. No quiero estar casada con un hombre débil. ¿Hay alguna forma de dominarlo que no lo vuelva débil?


Respuesta de Elise Sutton:

Esta pregunta me la suelen hacer con demasiada frecuencia las Mujeres y pone de manifiesto hasta qué punto siguen mediatizadas por la dominante sociedad masculina. Entiendo por qué las Mujeres se sienten de esta manera pero, aún así, esta pregunta me frustra.

Es hora de que las Mujeres cambien los conceptos en su mente y es hora de que las Mujeres abracen sin complejos la Dominación Femenina. Esta mentalidad de temo estar volviendolo débil tiene que desaparecer.

Hay algo que las Mujeres deben saber y tener asumido: los hombres son débiles por naturaleza. Por tanto, basta ya de inflar el ego masculino, que además es algo peligroso y contraproducente, y asume su sumisión con todas sus consecuencias. Si la sumisión lo vuelve débil a tus ojos, mi consejo es que lo aceptes y lo disfrutes.

He repetido muchas veces en mis escritos que una Mujer puede educar al hombre para que sea tal y como ella quiera que lo sea. Si no quieres feminizar a tu hombre, no lo hagas. Si quieres que mantenga una apariencia masculina frente a otros, edúcalo de acuerdo a tu deseo. Recuerda que tu eres la alfarera y que tu hombre es la arcilla a la que moldear.

Sin embargo, si quieres que en la intimidad de la relación se someta, tienes que explorar su naturaleza sumisa con todas sus consecuencias y tienes que dominarlo. Una relación de Dominación y sumisión no es una relación en la que ambas partes tengan los mismos votos. Si lo que quieres es que él tenga tanto poder de decisión como tu, entonces este estilo de vida no es para tí. Una relación paritaria es un espejismo; suena muy bien pero no existe en la realidad.

En una relación tiene que haber una parte dominante, independientemente que lo seas tú o él. Si estás descubriendo lo mucho que te gusta dominarlo y cómo ese proceso ha mejorado tu vida sexual y la dinámica de tu matrimonio... ¡Disfrútalo! Si eso lo vuelve débil a tus ojos, ¿qué importancia tiene que lo sea? ¿Qué hay de malo en que sea débil si la sumisión lo hace feliz y, más importante aún, te hace feliz a tí?

Estoy de acuerdo en que ninguna Mujer quiere un felpudo que se deje pisotear. Toda Mujer quiere un hombre con el que pueda interactuar a un nivel intelectual y toda Mujer quiere un hombre con el que pueda compartir la vida como su amigo. Pero un hombre puede satisfacer esta necesidad social y, al mismo tiempo, estar totalmente sometido a tí.

Durante siglos las Mujeres han satisfecho esa necesidad social y, al mismo tiempo, se esperaba de ellas que fueran sumisas. ¿Por qué entonces algunas Mujeres tienen tantos problemas para aceptar un cambio de roles tan necesitado como largamente demorado?

¿A qué llamamos volverlo débil? Hablamos de una debilidad confinada a la intimidad de la relación. No significa en ningún caso que tu hombre tenga que ser débil al relacionarse con otros o que esa debilidad le perjudique para enfrentarse a los desafíos de la vida.

Se trata de despojarlo de su voluntad y de su fuerza en tu favor gracias a tu Poder Femenino. Es un intercambio de poder. Se trata de que asuma su debilidad y reconozca que tu eres la Dominante y quien está al mando. Tu Poder Femenino y tu energía sexual lo vuelve débil en tu presencia. Por tanto, lo que te debe importar es que es débil, pero en tu presencia.

No tiene nada que ver con la fuerza física que pueda tener, los éxitos que pueda conseguir o la confianza en sí mismo que pueda tener frente a otros. Esa debilidad sólo tiene que ver con su forma de relacionarse contigo.

Te aseguro que, dada la posibilidad de elegir, la mayoría de las Mujeres, en su foro interno, quieren que sus maridos sean débiles frente a ellas. Puede que no les guste la palabra o lo que implica pero he conocido a pocas Mujeres a las que no les guste tener un marido obediente. Por tanto, no te preocupes por la terminología y disfruta de las mieles de tu Dominación.